Orlando, donde los sueños se vuelven realidad

Disney
En Magic Kingdom, delante del castillo de Disney y las estatuas de Walt Disney y Mickey Mouse.

Como muchos de mis seguidores en Facebook han podido ver durante la semana pasada, este año tuve la oportunidad de viajar a Orlando y visitar lugares de ensueño que siempre quise ir de pequeña, como Disney por ejemplo. Sin embargo mi viaje hasta allá no fue sólo para hacer turismo, sino también comprar y por supuesto: Comer.

Durante los 2 primeros días, nuestros alimentos constaron en el desayuno que ofrecía el hotel donde nos quedamos (Sunsol International Drive Hotels) que era un Desayuno Continental (waffles, donuts, tostadas con mantequilla y mermeladas, leche con cereal y jugos), y las cenas fueron McDonalds o comida instantánea comprada en Walmart. Todo para poder tener dinero suficiente para gastar en los parques. No almorzamos en esos dos días.

Al tercer día, tocó visitar el parque de Disney: EPCOT. Lo que me gustó de este parque fue que al fondo, justo en la zona del Showcase, está la rotonda donde se encuentra una representación de los 11 países que (según el criterio de Disney) son los más resaltantes del mundo. De los 11 lugares, los que más me gustaron fueron China y Japón. En ambos casos me gustó las estructuras arquitectónicas representativas de cada país, pero en el caso de Japón, me encantó que vendieran los dulces que me gustan de ese país. Casi me compro toda la tienda.

China
Frente a la Portada de la zona China en EPCOT
Japón
En la sección Japón en EPCOT

A mi mami (viajé con ella) le dijeron que almorzar en la zona de China era super rico, y que no podíamos irnos de ahí sin probar la comida, sin embargo hubo un detalle que no consideraron: Decirle en que restaurante debíamos comer. En China de EPCOT hay 2 restaurantes, uno un poco más caro que el otro. Yo le dije a mi mamá que era muy probable que su amiga haya comido en el que era un poco más caro ya que tenía más variedad de comida, sin embargo ella insistió en que mejor comiéramos en el más económico. Le hice caso y la comida no me gustó. Conclusión: Si van a EPCOT y desean almorzar en China, vayan al restaurante Nine Dragons y no al Lotus Blossom Café.

China in Epcot
Almuerzo en China, la comida no estuvo tan buena como esperamos.

Dentro del mismo EPCOT, además de su atracción principal (los países) cuenta con juegos educativos que son perfectos para los pequeños de la casa. Con mi mamá estábamos haciendo hora para ver el show final que realiza EPCOT así que nos metimos al juego Spaceship Earth, en donde te muestran todos los avances tecnológicos que ha tenido el mundo desde los inicios de los tiempos. Súper interesante y entretenido.

Mientras seguíamos mirando los países, al llegar a Reino Unido, pasamos al lado de un mini restaurante que vendían Fish and chips (pescado y papas). Se me antojó demasiado, así que mi mamá compro 1 para probar. El pescado estaba bien suavecito pero tenía harta grasa.

Fish and Chips
Fish and Chips en la sección Reino Unido. Estuvo rico pero muy grasoso

Al día siguiente fuimos otro parque de Disney: Magic Kingdom. Es aquí donde toda la magia de Disney radica. También pude cumplir uno de mis sueños frustados de niñez ya que de pequeña, mis padres no podían darse el lujo de viajar todos en familia para conocer a Mickey, es por eso que ahora de adulta me doy este privilegio (además que los pasajes son más económicos comparado a hace 15 años). Dentro de Disney, además de tomarnos millones de fotos con el castillo, también subimos a los juegos (suaves porque no queríamos nada que tuviera agua o montañas rusas) y nos tomamos fotos con el Pato Donald. Luego de varias horas de caminata, le dije a mi mamá que quería almorzar en un restaurante que vendían macarrones con queso, hot dog y papas. Lamentablemente luego de pagar y ver como realmente era el plato, pensé que el restaurante de hamburguesas hubiese sido la mejor opción.

Mac & Cheese
Mac & Cheese en Disney. No me gustó

Una de las cosas que me arrepentí fue haber elegido ese día para visitar Magic Kingdom. Sucede que en internet leí que justo ese día, iba a haber un evento especial SÓLO por navidad, entonces pensé sería una buena idea ir dicho día dado que las oportunidades de viajar a Orlando no se dan siempre, sin embargo fue tanta mi frustración cuando me enteré que ese evento sólo podían acceder las personas que pagan un ticket adicional y ambas teníamos el ticket regular. El parque lo cerraron (para los del evento especial) a las 7 p.m. así que tuvimos que irnos a esa hora, no obstante, antes de irme quería probar el Hot Dog con papas fritas que había visto en el detalle de uno de los puntos del parque. Al ver la cantidad de papas que venía en el plato, me volví de arrepentir de haber pagado por los macarrones con queso del almuerzo.

Hot Dog and Fries
Hot Dog y papas fritas. Venían demasiadas papas. Fui feliz 😀

El tercer día de parques, nos tocó visitar Universal Studios y Island of Adventure, ambos parque en un día. Si uds. son de las personas que NO les gusta los juegos de agua, les recomiendo que vayan sólo al Universal Studios, aunque en Island of Adventure hay buenos juegos, como por ejemplo el del Hombre Araña que me encantó. También están los juegos dentro del Mundo de Harry Potter. Ahí podrán encontrar montañas rusas y también el simulador que se encuentra dentro del Castillo de Hogwarts. Me pareció bravazo.

Si eres de los fans de Harry Potter y has comprado el ticket para entrar a los dos parques, sí o sí debes empezar tu recorrido por Universal Studios y luego tomar el tren que te llevará a Island of Adventure ya que en el primer parque está todo lo referente al mundo externo de Harry Potter (Autobús Noctámbulo, Grimmauld Place, Callejon Diagon, Gringotts y la entrada a la estación de King Cross) mientras que en el segundo parque está el mundo mágico de Harry Potter (Hogwarts y Hogsmade). Como yo no sabía esto, primero fui a Island of Adventure y cuando ingresé a la estación del tren para ir al otro parque, no encontré nada de lo que me habían contado (pasar por la pared que te lleva a donde está el tren) así que tuve que volver a entrar a la estación para tomarme las fotos respectivas.

Ese día en el Mundo de Harry Potter, almorcé en la taberna Las Tres Escobas y tomé Cerveza de Mantequilla. Fui tan feliz tomando la Cerveza de Mantequilla que compré 2 en diferentes ocasiones. Para los curiosos, debo decirles que no es cerveza de verdad, sino que es gaseosa con vainilla y un poco de mantequilla. Tiene un sabor dulzón bien agradable.

Las Tres Escobas
Almorzando en Las Tres Escobas y bebiendo Cerveza de Mantequilla. ¡Casual!
The Wizarding World of Harry Potter
¡Salud!

Al día siguiente, ya no tocaba parques pero sí museos. Conseguimos tickets con descuento para los Museos de Titanic, Ripley “Aunque Ud. no lo crea” y Madame Tussauds. De estos tres museos, sólo recomiendo que vayan al último (y eso). Los otros dos, son interesantes pero no llenaron mis expectativas, o al menos el de Ripley no. Ese día, un par de horas antes, hartas de desayunar en el hotel, decidimos que no podíamos irnos de Orlando sin desayunar el tradicional desayuno americano, así que fuimos al restaurante Dennys que estaba a dos cuadras del hotel y comimos rico. El precio promedio de los desayunos en Dennys es de $13.00 y vale la pena pagarlos. Terminamos repletas así que ese día no comimos hasta la cena.

Desayuno Dennys
Desayuno en Dennys: Pan con Tortilla y Jamón + Hashbrown

Para cenar, durante nuestro primer día en Orlando conocimos con un señor (también peruano) en Walmart y nos dijo que sí queramos comer rico y barato, debíamos ir a comer al restaurante Buffet The Golden Corral. Como ese día de museos no teníamos donde comer, le dije a mi mamá para ir allá en la noche. Lo que me sorprendió fue que, el precio del buffet variaba de acuerdo a si era desayuno, almuerzo o cena, y lo que me sorprendió aún más fue que el precio de cena se aplicaba desde las 4:00 p.m. Como nosotras fuimos a las 7 p.m., obviamente teníamos que pagar por cena, así que salió $13.99 por cada una. Los platos son variados, entre pastas, pollos, pescados y arroces (no puedes pedir mucho en Estados Unidos) pero pienso que fueron unos $13.99 bien pagados. Además de postre había tortas y helado. Terminamos más llenas que en el desayuno.

Dinner Buffet 1_The Golden Corral
Primer plato del Buffet de The Golden Corral
Dinner Buffet 2_The Golden Corral
Segundo plato del Buffet de The Golden Corral

Tres días antes de volver, le dije a mi mamá que quería conocer el Chinatown de Orlando y que ahí mismo podíamos almorzar. Recordando como es el Chinatown de Los Ángeles, pensé encontrarme con una variedad de restaurantes en los alrededores pero dentro del mismo Chinatown (que parecía un mall) sólo encontré 2 restaurantes: Uno chino y uno japonés que vendía Ramen. Yo andaba con antojos de sopa ramen (pese al tremendo sol que había salido ese día) pero mi mamá quería ir al restaurante chino, así que le hice caso. Lo bueno del restaurante chino fue que, además de que no había mucha gente, los precios del menú eran de $6.99. Ambas pedimos menú además de dim sum y una tetera de té.

Kung Pao_Chinatown
Almuerzo en Chinatown. En la foto: Kung Pao con langostinos
Chichon Fan Shrimps_Chinatown
Chichon fan (así se escribe en Perú) con langostinos

Déjenme decirles que para lo que nos costó, la comida estuvo excelente. Los platos se notaban que estaban recién preparados, frescos y con el toque perfecto de sabor, que no te hace sentir que está muy salado o dulce. Nos encantó. Además, como postre pedimos una porción Chin Tui (también conocido como Jin deui, que es un pastel chino hecho de harina de arroz glutinoso recubierto de ajonjolí por fuera, crujiente y masticable. Pueden comprarlos también en la Calle Capón del Centro de Lima). A diferencia de los que he probado aquí en Perú, los Chin Tui del Chinatown de Orlando fueron los más ricos que he comido en toda mi vida. Acá cuando los masticas, el pastel se siente chicloso y obviamente fríos, sin embargo allá estaba caliente, era crocante y el relleno no estaba tan dulce. Simplemente perfectos. Salimos muy contentas de ese lugar.

Chin Tui_Chinatown
Chin Tui recién hecho. ¡Buenazo!

Ya un día antes de volver a Lima, con mi mamá ya no teníamos más ideas de lugares donde comer, así que, como seguía con antojo de ramen le dije a mi mami para ir a un restaurante japonés, sin embargo (creo fue el destino) al llegar al restaurante que elegí (y leí muy buenas reseñas del lugar), este había cerrado 1 minuto antes y volvía a abrir a las 5:30 p.m.

Con mi mami moríamos de hambre así que le dije que podíamos ir al hotel, comer la comida instantánea que todavía nos quedaba y volvieramos a las 6 p.m., pero camino al hotel, pasamos al lado de un letrero enorme que decía “ICHIBAN BUFFET – CHINESE AND JAPANESE FOOD”. Mi mamá por poco y sale por la ventana para señalarme el lugar. Le dije que ya, podíamos ir ahí pero primero quería ir al hotel a descansar un poco. Lamentablemente ese descanso no duró mucho.

Mientras descansaba, me puse a pensar que lo mejor era revisar en internet si este restaurante tenía horarios para comer (como en el restaurante anterior), así que me metí a su página web y vi que, al igual que The Golden Corral, tenían horarios y precios dependiendo de si era almuerzo o cena. La diferencia de precios entre ambos era de $4.00 siendo la cena más cara y este precio empezaba desde las 3:30 p.m., ¡y eran las 3:15 p.m.! Le dije a mi mamá que debíamos salir en ese preciso instante si quería pagar menos. Salimos volando y el destino quiso que llegáramos al restaurante 3:29 p.m.

La chica del restaurante nos dio la opción de elegir entre el almuerzo y cena debido a la hora, pero ambas decidimos pagar por el almuerzo. La diferencia entre ambos no es solo el precio, sino también en la opción cena se puede elegir otros platos que no están habilitados para el almuerzo. Estos se veían apetitosos pero pienso que pagando sólo almuerzo era suficiente. La comida estaba buena y valía más que su precio ($7.99). Ese día también terminamos repletas, así que no cenamos.

Ichiban Buffet
Almuerzo buffet en Ichiban. El primer plato servido
Ichiban Buffet 1
Segundo plato en Ichiban Buffet

Pienso que después de este viaje, debo haberme subido aproximadamente unos 3 kilos, si no es más, pero valió cada gramo. Comí rico, me divertí en los parques, pasé un buen momento con mi mamá que no tenía hace mucho (excepto los momentos que me estresaba, más que nada al manejar) y salí de la rutina.

De todos los lugares que fui a comer, les recomiendo Dennys para los desayunos, The Golden Corral e Ichiban Buffet para los almuerzos junto al restaurante de Chinatown, y si van a los parques a comer, es mejor asegurarse de comer en los lugares que venden hamburguesas y/o hot dog. Ahí nunca hay pierde.

Asimismo, si son de las personas que prefieren alquilar un auto para poder movilizase con mayor tranquilidad (como hice yo), les recomiendo que al momento de alquilar el carro, en el counter pregunten todo lo referente a que incluye el contrato, si deben devolver el carro con el tanque lleno o no, y donde es exactamente el lugar donde lo deben devolver, ya que toda esta información NO la encuentran en internet.

Les deseo un buen viaje en caso esté dentro de sus planes visitar este bello lugar. Cualquier duda, me escriben a través del fanpage.

Una respuesta a “Orlando, donde los sueños se vuelven realidad”

  1. […] Hogwarts unifica Universal Studios con Island of Adventure. Como les comenté hace un año en mi post sobre Orlando, les recomiendo que si van a Orlando y han comprado tickets para los 2 parques, primero empiecen […]

Deja una respuesta